lunes, 26 de septiembre de 2011

Mi padre ( vale republicar )

Mi padre era fotógrafo. También era mago.
Cuando era chica me encantaba acompañarlo al cuarto de trabajo.
Rollos de película y fotos colgando por todas partes eran para mí como las guirnaldas de una fiesta extraordinaria brindada en mi honor.
Había cubetas grandes de cerámica gris y frascos y bidones que mi padre usaba en los sucesivos pasos del espectáculo que vendría unos minutos más tarde.
También había un aparato enorme parecido a un robot que tenía una cabeza grandota y cuadrada, con un solo ojo que sobresalía mirando hacia abajo, y un cuerpo metálico, finito y largo, terminado a medias en un solo pie grande y plano que se apoyaba sobre la mesa.
Era como un enano amorfo sin brazos que presentaba la función con su único ojo.
Despertaba de su sueño por un segundo solamente, y abriendo el ojo que desprendía una luz brillante que traspasaba el negativo, reflejaba la imagen agrandada como una sombra fantasmagórica, sobre un papel blanco que sostenía en su único pie.
Luego el robot enano cerraba su ojo y se dormía nuevamente.
Mi padre sacaba el papel blanco del pie plano del enano y lo sumergía en la cubeta.
El enano permanecía dormido mientras silenciosamente nosotros movíamos con pinzas la hoja de papel que olía a un ácido parecido a nada.
Poco a poco la hoja comenzaba a mancharse aquí y allá sin formas precisas.
En ese momento invariablemente me asaltaba la ansiedad. Entonces miraba a mi padre.
Él me miraba con cariño y me sonreía.
Ya estaba tranquila. Todo saldría perfectamente.
Su magia no fallaba.
El sueño del robot seguía su curso, pero nosotros podíamos ver lo que había pasado por su ojo.
Era la imagen perfecta que el ojo de mi padre tomó de la realidad y prestó al ojo del enano metálico para transformarla en recuerdo.

Gloria


4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ah... la magia...
Esa gran traidora que un día desaparece y no vuelve más.
Yo también la espero.

Besos.

Taty Cascada dijo...

Gloria:
Me gustó la forma en que te desnudaste y te entregaste al texto. Tan dulce, tan humana, tan desposeída de orgullo, tan tú... Nos abriste una ventana y a través de ella, te observamos como niña y como la mujer que eres hoy. ¡Mira que he bebido vinos deliciosos!; pero acertaste en el vino francés de Mendoza que compiten con los de mi tierra.
Deliciosa tu confesión, ese escribir en primera persona nos hace participar del escritor, es que ser virgo a veces es un tormento, nos persigue la ansiedad de la perfección y de la realidad. En mi caso, soy y debo ser un caso atípico, porque cuando escribo o pinto, dejo de ser yo para traspasar la realidad y acercarme a la magia que me regala la fantasía. Quizás requieras adiestrar un poquito el pensamiento, para que acepte que un poquito, un sorbito de locura es necesario para ser feliz.
Te respondo lo de mi escrito, la gran mayoría de mis poemas son vivencias personales; pero en otros observo y uso mi imaginación. Supongo ahora sacarás tu conclusión.
Besitos Gloria.

ANTIQVA dijo...

Bellas palabras, amiga, plenas de nostalgia y cariño...

Un abrazo

Marcelo dijo...

Excelente ocasión para conocer tu blog y enterarme que todos los fotógrafos son magos, lo cual no ocurre a la inversa.
Te mando un beso!!